Compartimos la mirada...

jueves, 7 de marzo de 2013

CIELO DORADO



Como corazones devastados
caen las hojas dibujando el otoño.
El día se acorta
la nostalgia se agiganta.
Me siento pequeña
ante el comienzo de todo
me siento indefensa
como si no supiera nada!
Estos días tan extraños
mezcla de invierno y verano.
La rueda que gira
los días que se suceden
en la superficie todo parece igual:
los chicos con sus mochilas
la gente a las oficinas
la ropa abrigada
con olor a naftalina.
Sin embargo
todo cambia
los huesos se sienten
la mirada se cansa
 y en la cabellera
 aparecen las canas.
(Me pregunto si el amor
aparece en un electrocardiograma
si los recuerdos se miden
en un electroencefalograma,
si este otoño será
algo más que hojas y ramas).
Me da miedo ese viento
que entra por la ventana
que pasea en las cortinas
y me hace temblar el alma.
En los días de otoño
cuando el cielo está dorado
me siento tan vulnerable
como esas hojitas que caen.


10 comentarios:

Ester dijo...

No temas nada del otoño, esas hojitas que caen lo hacen para alfombrate la calle, para prepararte unos árboles bellos con brotes primaverales, el otoño y el viento limpian el ambiente.
No tengas miedo y disfruta de este tiempo.
Saltos y brincos

António Eduardo Lico dijo...

Bella poesia.

a.s.m. dijo...

Una foto muy bonita y un poema nostálgico y de gran sensibilidad.
¡Enhorabuena! Me gusta.
Un saludo, Ángel

Guantes De Lana dijo...

Hermosa poesía, melancolicamente hermosa.

Las hojas que caen son bellas y son del viento como decía El Flaco, al ir cayendo recorren mucho más este mundo que al estar quietas.

besos totales.

Darío dijo...

Cuánto más débiles nos sentimos, más fuerte emergemos. Eso creo. Un abrazo.

LAO Paunero dijo...

proyectas tu corazón muy claramente en ésta poesía SILDESUR!!!!

escuchando palabras dijo...

Hola Sil, quiero dejar en tu espacio un saludo para todas las Mujeres en su Dia!!! feliz finde, beso

Andrea Breq dijo...

Esa 'saudade' propia de las estaciones de paso, nos llena de inquietud, de momentos de introspección y como dices nos hace (re)mover lo que sentimos, de lo que estamos hechos...

Un abrazo fuerte, un placer conocerte y conocer tu espacio

A.

taty dijo...

Una delicia de lectura :)

Saludos!

Lunático dijo...

Siempre son duros los inviernos, para afrontarlos yo pienso que pronto llegará la cálida primavera.

Besos rabiosos