Compartimos la mirada...

miércoles, 6 de marzo de 2019

Eso es caer

Caigo,
caigo,
caigo...
en un suenio como Alicia,
en un tunel
del que me rescata la luz
bella hasta el dolor
caigo y no siento...
Siento que caigo,
y duele solo el silencio
 y el tiempo.
El cuerpo no siente,
esta liviano
casi como el aire,
como una pluma
cuando la soplan,
un poco despreocupada,
un poco sin rumbo.
Caigo en un suenio,
deseo aferrarme,
rasgunio las paredes
empiezo a sentir mi cuerpo,
 en el trayecto veloz.
Se me hacen densas las piernas y la piel,
me duele
hasta la sangre cuando corre.
Deseo despertar del suenio en el que caigo,
pero abro los ojos
una y mil veces,
estoy despierta
caigo despierta
caigo y no me muevo.

Eso es caer.






















jueves, 7 de junio de 2018

Cual princesa en la torre (ilustración de mi autoría)


Tengo las ideas capturadas
 en un edificio amarillo sin balcones.
Tal vez abra una ventana algún ave,
 que pose sus alas cansadas de la lluvia
 o del viento,
 o del hastío de volar sin rumbo.
Tal vez un amanecer o atardecer
 o algo en relación al sol
 levante las persianas,
 para que la luz juegue un rato
 con las partículas de polvo suspendidas.
Eso,
todo eso
 puede soltar ideas encarceladas.
Eso
 y un beso.

domingo, 20 de agosto de 2017

La "salida"

Me importas un pito y lo sabes,
y yo te importo un pito y lo se.
Sin embargo
jugamos a importarnos por un rato:
venís a buscarme a la hora acordada,
me arreglo como para ir a una fiesta...
comemos en un lugar caro.
Te haces el gracioso
me hago la interesante.
Voy al baño a pintarme los labios
vos aprovecharás a ver el celular,
tal vez la tetona rubia respondió!
Vuelvo sintiendome demasiado:
demasiado linda para vos
demasiado inteligente
demasiado asqueada...

_Vamos a tomar un café a casa...?

(Pelotudo no te diste cuenta?
no me gustás ni un poco
estoy con vos por si acaso
en la mitad de la cena
te transformás en otro!
Por si acaso te volvés interesante
después de leer el menú.)

_No...café mejor no...
tengo dolor de algo (dejame pensar),
no se bién si de estómago,de alma
o tal vez,puede ser, de corazón.
Sabés que?
el café...tomátelo con la rubia tetona.




Permisooooo

Que emoción volver a escribir aquí después de tanto tiempo!!! He llegado a pensar que jamás tuve blog y que toda esa época en que escribía y me contactaba con gente de otros países a través del blog fue un sueño loco.
Bueno,no quiero ponerme melancólica,aunque es inevitable...esto me suena a visitar un antiguo colegio, la casa de mi infancia, o tomar un café con un ex novio.
Se mezclan los recuerdos y estoy con muchas ideas.
Por ahora nada más.

martes, 27 de septiembre de 2016

Con fecha de vencimiento

Pensarte y llorar son sinónimos...
Desde mediados del invierno.
Desde la última tormenta.
Desde aquel viento helado,
con  remolinos de papeles blancos.
Desde el café  de máquina a media noche
y  tostadas  compartidas a la mañana.
Desde nuestro cine en función privada
y aquel viejo teatro de sillas cansadas.
Desde el sofá siempre en proceso
y tu cama grande con una sola almohada.
Desde tus ojos verdes y callados
tu saco oscuro,tus jeans gastados.
Desde el corte de pelo estilo "hombre rata"
tus palabras ácidas
tus dientes apretados.
Desde aquella noche
digna de Woody Allen,
con fecha de vencimiento,
impresa en el programa.

miércoles, 29 de junio de 2016

Payaso

Cuándo payaso dejó de ser una linda palabra?

Payaso
 ahora
 es quién se ríe
él mismo, de otro.
Es quién
hace malabarismos,
con los sentimientos
de otro.
Es quien tiene
una gran máscara,
pero en la vida.
Payaso:
_la flor de plástico
 de tu ojal
tiene espinas,
tu nariz roja,
destiñe.
Payaso...
ponés tu pié
a cada paso,
para que caiga
 quien caiga:
_no quien actúa
no quien acepta
tu patético juego.
Das risa
 payaso
cuando regalás entradas,
para que tu falso público
aplauda...
 tus payasadas.

lunes, 27 de junio de 2016

La ciudad y la lluvia

Va la luvia enamorando techos,
que sudan gotas grises y profundas,
un velo denso abarca todo el cielo
que intenta respirar y exhala  truenos.
La ciudad y la lluvia se detestan,
las veredas escupen para arriba,
luchas mudas de baldosas y zapatos,
en cada charco de inundada rebeldía.
Ansiosos van los ciegos caminantes,
con paraguas como torpes lazarillos,
espadeando a su paso cual guerreros,
 de tan efímeras batallas sin sentido.