Compartimos la mirada...

viernes, 28 de septiembre de 2012

Saludos de Palta desde la torre?



Me crucé en la escalera con Manuel.
Solo dijo:_"Emilia te manda saludos".
Esas cuatro palabras me alegraron el día,aunque hubiera querido preguntar más, pero Manuel se esfumó como un fantasma.
Emilia es el nombre de "Palta".
Comencé a pensar como habrían sido las cosas,si le dieron de alta,si Manuel la visitó en la clínica,o que pudo haber suscitado ese encuentro en el que ella me mandó saludos.
Se me dibujó una sonrisa en la cara.
La princesa atrapada tal vez había recuperado su libertad.
Regresaría a desparramar su ángel y su desparpajo en la cara de unos cuantos que lo necesitan como al agua.
Volvería a escribir historias imposibles,de personajes que cambian de edad y ocupación en medio de un relato y sin embargo, con esa gracia que tiene terminan siendo  buenas historias!
Me quedé pensando eso,o también que Manuel tal vez la fue a visitar a su torre y a llevarle caramelos Sugus azules o pastillas de naranja,sus colores favoritos.
Hasta que no hable con Manuel no tengo la respuesta.
Pero lo que si se, es que me mandó saludos.
 Eso es muy bueno.


Lo último que hablé con Palta:

_Saliste ayer?
_Si,con mi novio!
_Ah! tenés novio?
_Bueno,novio no.Es ël.
_Aja...y que edad tiene "ël".
_36...mmmm,no,32.
_Ah! y lo pasaste bién?
_Si,más o menos...no se.Mmmm...me gusta tu pañuelo, azul! Siempre tendrías que ponerte algo azul y algo naranja.
_Es que no tengo mucha ropa de esos colores.Me visto mucho de negro.
_Igual sos linda,hoy estás linda.Me gusta el chico morocho del taller,preguntale si tiene novia.
_Emilia,no me dijiste que ayer saliste con tu novio?
_Nooo,no es mi novio,estamos no se. El chico ese,el morocho del taller,me encanta.Preguntale si tiene novia.


















9 comentarios:

Patricia dijo...

exquisito espacio!

un abrazo.

PACO dijo...

un placer volver a saludarte y quedar maravillado con cuantas letras bonitas he leido. un beso. cuidate.

Julia dijo...

Encantador escrito, lleno de frescura. Me ha gustado mucho lo que tienes por aquí así que he decidido quedarme.
Besos poéticos desde Barcelona

Ardid dijo...

Una caótica entrada. Te deja con la interrogativa. Besos.

Nasogrifo dijo...

Este cuento a continuación del otro, Manuel, el morocho del taller y las palabras de Palta me recuerdan una historia que me contaron, una mezcla de Alicia en el País de las Maravillas y 1984, en la que dos personajes que en su delirio viven una loca -además de peligrosa para el mundo en que viven- y apasionada pasión de amor, que tiempo después, se cruzan por la calle y ni se reconocen... Como en 1984, el mundo queda a salvo, pero a costa de esa pasión.

De esa historia me impresionó lo que uno de los personajes susurra al otro en uno de sus encuentros: "Somos dos terceras partes de agua y sólo una de sueños... propios o ajenos, pero sueños al fin".

Me produce curiosidad saber qué te dice Manuel cuando hables con él.

Enigma dijo...

Creo que desde la torre o fuera de ella...Tu querida Palta no percibirá encierro alguno.Una cadena puede sujetar la libertad de un cuerpo pero jamás la de la mente...

Besos preciosa!!!

YoSueño dijo...

Hola, unas amigas blogueras hemos creado un Blog Directorio para publicidad de blogs gratuita.
Dejo el enlace por si te interesa estar en nuestra lista.

http://agregatublog.blogspot.com.es/

Anímate, no dejes pasar la oportunidad.

Gracias.

Arturo dijo...

SILDELSUR:
Es llamativa la volatilidad de Palta, ya sea -dices- en sus cuentos como en sus conversaciones, que al final, son una sola cosa...
Un texto maravilloso, que sirve de preámbulo a más custiones de los personajes.
Un gran abrazo.

Gavrí Akhenazi dijo...

Pensamiento lateral...Mmmm, yo pensé que era el único espécimen que tenía de eso, duagnosticado, además.

¿Ya publicaste el libro que soñás?¿Y qué clase de libro soñás?¿Qué diría tu libro?

Las prosas me parecieron ágiles, simpáticas, dinámicas. No son complicadas por lo cual me asombró la colección de voces al costado derecho. Ya es un punto a favor no imitar las voces admiradas y escribir como uno escribiría, así que sí, las prosas tienen eso de la frescura, de lo espontáneo que enseguida llega al lector como una charla.

Las poesías son del estilo de las prosas. Producen la misma sensación de cosa espontánea, frontal...¿visceral poco lateral o sea directa?

Lindo blog.

Debe llover tanto en Buenos Aires, porque me vine a trabajar yo y desde el día que me mudé, vivo en un charco.

Lehit