Compartimos la mirada...

martes, 2 de octubre de 2012

Y SI...LA LLUVIA MOJA !!!




Hoy amaneció lloviendo a cántaros.
Que inocente,creí que la primavera ya se había instalado con todo su solcito y su aroma a plantas (ya se: estoy delirando.Qué aroma a plantas se puede oler en una ciudad como Buenos Aires??? Pero concedanme el beneficio de la duda...tal vez algún puesto callejero exhale un leve olorcito a flor y a mi me alcanza!).
Prosigo.
Estrené un hermoso paraguas violeta a lunares blancos con mango amarillo rabioso,que me trajo mi mamá de un viaje.
Me puse mi viejo pero amado piloto beige que me hace parecer tan "parisina",como me dijo una amiga.
Salí a la calle a enfrentar a la lluvia y mientras caminaba pensaba en que algo lindo tendrían que tener los días de lluvia.
Y no hablo de cuando nos quedamos en casa,mirando a través de la ventana,que eso es MARAVILLOSO!
No.
Hablo de patear veredas y soportar que alguna  floja nos salpique el pantalón que tendremos que llevar puesto todo el día.
Hablo de mojarnos cuando subimos al colectivo porque no podemos subir con el paraguas abierto,y la fila es larga....
Hablo de usted señora,que hoy sentada en el bus muy cómoda protestaba porque mi paraguas le salpicaba unas gotas con el movimiento del vehículo (mientras yo estaba parada y apretada entre la gente como una sardina en su lata).
_"Y si...llueve! La lluvia moja!", le grité ya muy cansada de sus caritas de fastidio.
Todo el colectivo hizo silencio.
Sentí miradas de aprobación de unos y de desaprobación de otros.
Pero en ese momento me di cuenta de qué cosa linda puede tener un día de mier... como el de hoy:_ el poder tomar las cosas que suceden con humor!
Total, peor ya no va a ser,salvo que granice.
Pero suponiendo que no granice,más agua ya no caerá.
Mis zapatos más húmedos no van a estar.
Las veredas inundadas y con las baldosas flojas,más no se romperán.
Así que decidí que nada podría afectarme de este día y que por el contrario,cuantos más salpicones tuviera, menos me importaría.
La señora avinagrada del colectivo me hizo un gran favor:"_ me mostró como NO  quiero ser cuando sea vieja!".
Recordé aquella canción que cantaba de chica y me dí ánimo:

_"...que llueva que llueva,la vieja está en la cueva
    los pajaritos cantan
   la vieja se levanta...".

Si la vieja se levanta,como no levantarme yo que no soy vieja?
Seguí caminando y tarareando bajito:
_"...que si,que no,que caiga un chaparrón,arriba del colchón,con agua y jabón!".

Jamás le encontré sentido a esta canción,pero es divertida!
Y total mañana,será otro día.














10 comentarios:

Pilar dijo...

Me encantó pasear contigo bajo el paraguas, aunque nos mojemos.

Lunática dijo...

¡Jjaja! Ojalá mañana los pajaritos canten y la vieja se levante!
Los días con lluvia son malísimos cuando tenemos que cumplir con obligaciones...deberían decretarse sin actividad¡Saludos!

Lunática dijo...

¡Jjaja! Ojalá mañana los pajaritos canten y la vieja se levante!
Los días con lluvia son malísimos cuando tenemos que cumplir con obligaciones...deberían decretarse sin actividad¡Saludos!

Gustavo Figueroa V. dijo...

Bueno, hay días de mierda....y otros de miel; pero hasta esos días de lluvia, cuando salimos a la calle y nos emparamamos totalmente, esos días pueden tener su parte romántica o como decía por acá un sueco, hablando de la lluvia, es una buena manera de entrar en contacto con la naturaleza.Y, bueno, si la vieja se enfada pues más se le acorta el camino al cementerio.
Muy buena historia.
Te envío mi abrazo escandinavo.

Eva Letzy dijo...

Jajaj!! Yo también muuuuy a menudo me encuentro con gente que me muestra lo que no quiero ser cuando sea vieja.
Los días de lluvia hay que hacer como Gene Kelly en Singin' in the rain.
Saludos

Enigma dijo...

Al mal tiempo buena cara jaja...
Me encanta leerte!!!
Besos!!

Inmagina (Territorio sin dueño) dijo...

Ja ja, eso es ser posituva desde luego. Haces bien ¿para que dejarse estropear el día? La lluvia moja y fastidia, pero tienes razón, una vez ya te has mojado ¿que importa? No obstante siempre mejor desde casa en el sofá con una manta y un buen café, un mate para vos.
Muchos besos

Darío dijo...

Hay demasiada gente avinagrada por ahí...

Argax dijo...

Encontrar esa actitud en los momentos más fastidiosos es uno de los placeres vitales más olvidados. Enhorabuena!

algamarina dijo...

La lluvia!
El agua! La piel y cabellos mojados! El chapoteo con los pies que juegan con el sonido y la humedad!

Bellísimo!
Besos desde mis mareas azules...