Compartimos la mirada...

jueves, 6 de diciembre de 2012

LLUEVE



Llegué empapada por la lluvia torrencial que cae en Buenos Aires.
Es una lluvia espesa,que no deja ver más allá ni más acá de uno.
Obviamente me mojé aún llevando paraguas y al cruzar las calles tuve que meter mis queridos zuecos de plataforma dentro del agua.
Horrible meter los pies en el agua fria con zapatos!
Los jeans "Oxford" aún arremangados se me empaparon!
El pelo ni hablar,chorreando.
Nunca falta algún tonto que pasa rápido con el auto,salpicando a los que caminamos al más puro estilo "Carrie Bradshaw" de Sex and the City.
Ahora por fin estoy en casa mirando por la ventana.
Me encanta mirar por la ventana cuando llueve aunque hoy me angustia.
En poco tiempo comenzaran a informar que por aquí y por allá el agua volvió a hacer estragos en las casas y las calles y eso me impide disfrutar de la lluvia tras el cristal,que es como me gusta la lluvia.
Hay gente que adora caminar bajo la lluvia,yo no.
Me encanta verla y olerla pero sin mojarme.
Verla me hipnotiza.Me puedo quedar largo tiempo sin pensar (qué alivio!),viendo la lluvia caer.
Olerla también me gusta.Ese aroma previo a la tormenta,mezcla de pasto y agua o quien sabe mezcla de qué ya que por aquí pasto no hay!
Sentirla no.
Detesto mojarme vestida.
Incluso tuve una experiencia de estar caminando por la playa y que me agarre una tormenta por sorpresa y  tener puesta la malla nada más.
Fue espantoso.
Me moría de frio y solo tenia mis brazos para abrigarme.
Caminaba rapidamente para regresar al punto de salida y agarrar mis cosas,pero el agua era una cortina espesa,como la de ahora,y casi no podía avanzar! Fue una fea experiencia.
Así que  la lluvia tras la ventana.
La lluvia con una taza de café.
La lluvia con abrigo.
Ahora estoy disfrutando un poco de su sonido de oso gruñón, su gris casi humeante,su intensidad frenética.
La lluvia es muy especial porque nos obliga a mirar hacia adentro.
Adentro de casa o adentro de uno.
Y también nos enseña a esperar.
Tantas cosas se pueden esperar!
Desde que comienza el primer trueno ya empezamos a esperar: esperamos otro,esperamos la primer gota,que aumente el caudal,que llueva ya a raudales.
Después esperamos que llueva menos,que pare.
Esperamos que las nubes den paso a un tímido rayo de sol,tal vez a un arco iris.
Esperamos que las veredas se sequen y poder salir nuevamente a la calle.
Pero esta lluvia de hoy no da muestras de querer parar,por el contrario!
Tendré que seguir acompañándome y mirando hacia adentro.
Adentro de mi casa y adentro mio.
Afuera la lluvia como una maestra que obliga a reflexionar.


26 comentarios:

Guille Silva dijo...

Hola Sil, yo hace dos horas que estoy en mi trabajo sin poder salir, está todo cortado, pero me ha encantado aprovechar este momento y poder leerte.

Yo amo la lluvia...pero no tanto!!! coincido con vos y me pongo a mirar para adentro...hasta que pueda salir.

Un beso enorme!

Gilberto Cervantes dijo...

La lluvia es una bendicion, si no es en exceso, solo la necesaria. Y es muy cierto que invita a pensar, y a mas!

Muy lindo lo que cuentas!

Besos y se feliz!

Darío dijo...

Bendita esta lluvia...

Ester dijo...

Me gusta la lluvia, desde dentro y desde fuera, no me importa mojarme, no me asustan las tormentas.
Lo has contado tan bonito que me dolía que se mojaran tus zapatos y mientras iba leyendo se me olvidó.
Saltos y brincos y chapoteos

groayla dijo...

WONDERFUL post :)

Fran Rubio dijo...

Me gusta tu lluvia. Has logrado empaparme de agua con tus palabras, al otro lado del charco. Ahora me llueve por dentro.
Un abrazo.

Lao dijo...

muchas veces la lluvia es un reflejo de nuestro estado de ánimo. Muy sentido tu relato SILDESUR

Natàlia Tàrraco dijo...

Las sensaciones, todas, nos empapan y que dure.
Besito.

Gloria dijo...

Bonitas reflexiones

fus dijo...

La lluvia despierta nuestro ego y nos hace vivir momentos de interiorismo. Para no se alli pero aquì cada vez que llueve hay inundaciones y desalojos de viviendas.

un abrazo

fus

stella dijo...

La lluvia tan necesaria y en cambio otras veces, torencial e inoportuna dejando a su paso desolación,`pero cuando es esa lluvia que nos ayuda, que disfrutamos y nos hace soñar quizás con algo de melancolía...bendita sea
Me ha gustado leerte
Un abrazo
Stella

Juan Andres Gianfelici dijo...

Y porqué será que la lluvia obliga a pensar, a reencontrarse con uno mismo? Acaso habrá que pensar en su porqué?
Es... sensacional! Todas, sensaciones que afloran aquí y allá... llueve!
Besos Sil, "que esa lluvia porteña no te moje" :)

jonhancome dijo...

Tienes un regalo virtual en:
http://lasheridasquenosecuran.blogspot.com.es/

Toni dijo...

A mi sí me gusta andar sin paraguas bajo la lluvia, para descubrir en las ventanas humeantes tazas de café y figuras ensimismadas :)

Saludos!!

Álvaro Bernal Quevedo dijo...


También me gusta ver llover a tra vés de la ventana, calentito en casa. Me he tropezado con tu blog y me gusta, así que me quedo. Un saludo.

aris dijo...

Me gusta el olor que deja tras de si la lluvia.. a tierra mojada .. a limpio.. ( cuando no es en demasía..claro )
También me encanta verla caer a través de la ventana y como a ti .. no me gusta mojarme vestida ..
Siempre me gustará ..

Un cálido abrazo

R dijo...

Amo la lluvia y su olor!!! aunque dicen que es malo decirlo (supersticiones) pero me gusta :D

Ginés Vera dijo...

La lluvia tiene magia, hay lluvia más allá de la lluvia y poesía y musas que nos evocan relatos. Me encanta ir a dormir con el sonido de la lluvia. Me ha encantado este 'Llueve'. Un saludo.

Eduardo Vidal Hernando dijo...

"...la lluvia como una maestra que obliga a reflexionar". Genial, amiga, genial. A mi entender los días de lluvia son los más interesantes, salvo por los incovenientes de las calles anegadas, la ropa mojada y esas cosas. Saludos y buena semana.

Yo adoro viajar. I love travelling! dijo...

tu relato me parece precioso...
Por cierto, nunca se sabe, a lo mejor mañana mismo te surge un viaje a la China, así que tienes que ir planificando tu libro por si acaso...

Saludos desde http://yoadoroviajar.blogspot.com

Trini.
Te sigo!!

P dijo...

Me encanta la lluvia golpeando el cristal, mientras estoy debajo de las mantas, pero al igual que tu, odio mojarme con ella, odio llevar paraguas, odio pisar las baldosas del suelo y que me salpiquen, pero refugiada, me encanta.

victoria dijo...

Yo quiero en esta navidad, poder armar un árbol dentro de mi corazón y colgar en él, en lugar de esferas regalos y adornos, los nombres de mis más queridos amigos, familia, y gente a quien amo, los que viven lejos y los que viven cerca, los antiguos y los más recientes, los que veo todos los días y los que raras veces veo, lo que siempre recuerdo y los que a veces olvido, los de las hora más difíciles, y los de las horas intensamente felices!, los que sin querer me hirieron, aquellos que conozco profundamente y aquellos que conozco poco, mis amigos humildes y mis amigos importantes, los que me enseñaron valiosas enseñanzas y los que tal vez un poquito aprendieron de mi, quiero que éste árbol tenga raíces profundas y fuertes!para que os nombres de mis amigos, familia y seres queridos nunca jamás sean arrancados de mi corazón, y que sus ramas se extiendan gigantes! para colgar nuevos nombres que venidos de todas partes se junten con los existentes, un árbol de sombra agradable, para que nuestra amistad, amor confianza y cariño sea un momento de reposo en la lucha diaria de la vida, quiero que el espíritu de la navidad haga de cada deseo la más hermosa flor! de cada lágrima una sonrisa! de cada dolor la más brillante estrella! y de cada corazón una dulce y tierna morada para recibir a Jesús.....
Feliz Navidad!!!!

Verónica dijo...

Magnifico blog, llevo un buen rato leyendote... y debo decirte que ha sido un grato descubrimiento...

besos

pd. te dejo una taza de cafe por mi rincon...

TORO SALVAJE dijo...

Yo estaría horas viendo llover.
Adoro la lluvia.
Y cuanto más torrencial mucho mejor.
Y si me mojo pues ya me secaré.

Besos.

Mujer secreta dijo...

Y si la lluvia nos lleva hacia adentro, que sea el rayo de sol la cuerda que nos saque de nuestras sombras.

Hoy llegué a tu blog para quedarme, un fuerte abrazo.

Cecilia dijo...

Es verdad la lluvia siempre tan introspectiva, a mi si me gusta mojarme, me gusta verla, olerla, sentirla y demás, también me gusta ver como la gente corre bajo la lluvia, siempre me inspira, saludos que bueno que compartas este tipo de experiencias con tan buen detalle, saludos (: