Compartimos la mirada...

martes, 25 de marzo de 2014

Fedora



Hoy recordé después de mucho tiempo a Fedora.
La conocí tiempo atrás y realmente me impactó en su momento ya que irradiaba seducción e inteligencia.
La vi brillar y llegué a entenderla.Podría decir que hasta le tuve cariño,casi como a una hermana.
Era de ese tipo de mujeres que jamás pasa inadvertida y que los hombres desean y las mujeres envidian.Sin embargo lejos de envidiarla yo traté de comprender qué la llevaba a actuar como si quisiera beberse la vida,tragarla toda de una vez.
Tal vez el miedo a no ser.
Quizo "Ser" con mayúsculas y así lo sintieron quienes compartieron su andar.
Un día desapareció sin dejar rastros,aunque quienes la conocimos conservamos algo de ella dentro nuestro.
Imagino que si pudiera preguntarle cual sería su deseo en esta vida,diría eso:_"Dejar mi rastro en algunos corazones y en algunas mentes y así escapar de la muerte que es el olvido".
Hoy la recordé con cariño,por lo tanto Fedora vive.



7 comentarios:

Ester dijo...

Que bonito, mientras recordamos están presentes. Un abrazo

moderato_Dos_josef dijo...

Seres que viven con una intensidad inusitada y a un ritmo difícil de seguir o entender... Graban en nuestro corazón, y en el de muchos otros, su esencia indestructible y cuando se van dejan un hueco imposible de olvidar. En realidad fueron grandes, aunque nunca lo supieron ni les importó. Ahí radica la verdadera grandeza del alma.

Un abrazo.

Guantes De Lana dijo...

Una mujer intensa fedor. Imposible olvidarla
besos totales

Real Fenix dijo...

Si que se le recuerdo algo loca...pero esas locas lindas que te hacen volar y caminar con los pies bien puestos en la tierra...se le extraña.

Darío dijo...

Yo hubiera querido conocerla, de cuerpo y alma. Es uno de esos personajes entrañables, y ardientes. Un abrazo.

Michelle dijo...

Hay gente que no necesita estar, perdura, sobretodo con esas personalidades.
tu la vives.
de seguro lo lee.

saludos

Syd dijo...

Yo recuerdo a Fedora, y más allá de lo que se pudiera pensar, la recuerdo para bien.

Creo que siempre lo haré...