Compartimos la mirada...

miércoles, 2 de mayo de 2012

Alegato por un poco de felicidad





Merezco ser feliz.
En un mundo en el que se mira mal a quien camina con una sonrisa en los labios (debe estar loco o borracho)o en un país en el que se ve ridículo que si vas manejando dejes el paso a otro auto y menos a un peatón,es peligroso ser feliz.
En una ciudad que te come vivo si intentas cantar por la calle o chasquear los dedos al ritmo de una melodía pegajosa,de puro contento,es de "kamikaze" mostrarse feliz.
A veces pareciera una pesada carga,un derecho que no se nos está permitido.
A los infelices y amargados se les abre el mundo: la gente los compadece y los comprende.
Siempre hay a mano pañuelos para las lágrimas ajenas,sobre todo.
Consejos,palmadas,miradas que bajan sus párpados para congraciarse con ese dolor y ese sufrimiento tan,tan...tranquilizador.
Si él o ella sufren,son infelices,mi infelicidad es parte del todo.
Mi desgracia o mi vida opaca, no desentona!
Ahora.
Si aparece alguien feliz,incluso feliz de una felicidad nuevita,apenas asomando,se mueve todo ese esquema!
Porque incluso ese brote verde claro de felicidad hace ver mucho más gris mi miseria,mi carencia de sonrisas,mi pobreza de amor.
Por eso,éste es un alegato para que se nos permita a todos ser felices,aunque sea un poco.
En el mejor de los casos muy felices y mucho tiempo.
Que no nos miren como locos,que nos dejen cantar por la calle y si dejamos paso a un auto que no se desmaye nadie!
Si la sonrisa se pegó a mi piel,si la mirada deja ver mi alma a través de los ojos,no se ofendan!
Ustedes y todos merecemos ser felices!
Y sentir que el mundo tiene colores más intensos y que la gente es buena y sensible.
Si me ven hoy por la calle no me juzguen de loca.
Y si reparto caramelos en el semáforo en vez de monedas,es que quiero que sientan cuan dulce puede ser la vida al menos por un rato.




11 comentarios:

Arturo dijo...

Adhiero todas tus palabras. Cuando digo todas quiero decir TODAS.
¡Cómo evitar una sonrisa cuando veo algo ridículo, o un niño disfrutando de su globo con gas, o una pareja de ancianos tomados de la mano, o el canto de los pájaros que se retiran a dormir? La lista puede tornarse interminable.
¿Y cómo no sonreír al leer tu mensaje de felicidad?
Los locos tienen una disfunción: no pueden contemplar la realidad; por ello, quien ve la belleza, allí donde se halle y disfruta con tal visión, es un feliz cuerdo.
Una feliz sonrisa.

El Joven llamado Cuervo dijo...

La felicidad no suele cotizar muy bien en bolsa, es verdad, la tristeza es una "pose" que en ocasiones paga buenos réditos. Prefiero tu sonrisa. Un abrazo.

Guantes De Lana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
TORO SALVAJE dijo...

Ojalá que la felicidad abrace cada uno de tus días.

Saludos.

El Poeta Maldito dijo...

Creo que hay un poco de lo que usted dice, después hay mucho de lo que no debería importar, poner el ojo en el que dirán y estar pendiente de eso. No creo que esté prohibido ser feliz.

Está bueno el texto

Saludos

Gilberto Cervantes dijo...

Que hermosas son tus letras sildelsur, y cuantas verdades dicen!!

Te dejo un beso, y se feliz!

Teyalmendras dijo...

A veces sorprende cuanta felicidad queda escondida tras las cositas pequeñas... yo busque ahi y ahora me siento dichoso, feliz.

besos almendrados ;)

Fibonacci dijo...

Vamos cómo autómatas por la vida, por el que diran o pensaran y todo eso pesa...un besote

Vian dijo...

**

rastelman dijo...

al alcance de la mano está la felicidad solo que no siempre la vemos... hoy ando con suerte!!

Vagamundo dijo...

Hasta dioses deliberaron que sin sufrimiento no existiría la felicidad.
Y que me temo que estamos condenados a que se quede en nuestra eterna aspiración.