Compartimos la mirada...

jueves, 27 de octubre de 2011

EL MUSTIO







Para todos era "el mustio": un muchachito blanco,casi albino...de mirada esquiva y manos transpiradas siempre.





Las chicas le huian,y los chicos se burlaban de el sistematicamente...casi todos.


Tenia un pequeño,minusculo "circulo intimo" comprendido por un vecino cuatro años mayor que el,repetidor sistematico en el colegio,otro chico que vivia solo: sus padres adinerados viajaban permanentemente y lo dejaban a cargo de la empleada domestica,quien no tenia mucho exito al parecer, en su educacion...


Por ultimo una chica con aspecto androgino,adicta a cualquier cosa y enamorada locamente de el... cuando estaba lucida.


"El mustio" venia de una familia desorganizada y distante: cada uno hacia su vida,jamas lograban reunirse en una mesa los cuatro,ni dormir a la misma hora...ni charlar,ni abrazarse,ni nada que pudiera decirse de una familia...simplemente vivian,y sabian de la existencia del otro.


Pero el tenia muy claro que queria ser en la vida: un escritor.


Y esa familia tan poco prometedora no iba a impedirle orientarse hacia ese deseo que le quemaba el alma,le corroia la mente hasta afiebrarla,lo sacudia en sueños,lo hacia brillar,ser el mismo,ser mejor...


Su frase de cabecera era:"El escritor es hijo de sus obras.Se engendra a si mismo,e inventa la cifra de su origen" Catherine Millot.


Y su amiga y los otros dos de la banda lo respetaban por eso: por su ferviente conviccion en que podia.


Por su "deseo decidido",como oyo decir a un profesor.


Ellos admiraban la capacidad de desear que ellos parecian haber perdido,o haber olvidado...quien sabe.


Cada vez que se juntaban los cuatro,el leia lo que habia escrito en su viejo y desordenado cuaderno Gloria tapa blanda.


Ese cuaderno habia sido un regalo de su padre,quien en un rapto de bondad y lucidez noto que su pequeño hijo amaba escribir cuando lo vio garabatear las paredes del cuarto a escondidas.


Ese gesto fue lo unico que pudo hacer por el, pero fue bueno.


Los otros tres ni siquiera contaban con eso...


"El mustio" logro un dia,presentarse a un concurso de cuentos de un diario, y gano.


Estaba como loco con ese premio que constaba de un sobre con algunos billetes, y una pasantia por la redaccion del diario.


Su tarea,le habia dicho el jefe de redaccion, consistia en barrer el piso,servir cafe hacer algunos mandados...El se sentia feliz,oliendo la tinta,oyendo el sonido magico de las maquinas imprimiendo noticias,cuentos,palabras letras...


Aunque lejos estaba de depositar en el papel, algo de lo que su mente tiempo atras habia elucubrado,fantaseado...


Se esmeraba en ser eficiente y lo era: todos lo apreciaban mucho,servia un cafe exquisito!


Un dia,luego de algunos meses noto que habia dejado de escribir: su inspiracion se habia esfumado!


Claro,se habia alejado de la calle que tanto lo inspiraba y de sus amigos que eran su publico.


A cambio,nada habia aprendido viendo como escribian las noticias,como se enloquecian por la edicion del diario...Los veia como automatas,muy lejos del escritor abierto y sensible que habia soñado ser!


Volvio entonces, a repetir su frase de cabecera: "El escritor es hijo de sus obras. Se engendra a si mismo e inventa la cifra de su origen".


Se quito el delantal que usaba a diario,saludo al personal de seguridad, respiro profundo y salio a la calle...


El aire lleno de smog, se le metia por las venas y recorria su cuerpo a traves de la sangre.


Nuevamente las palabras comenzaban a hacer el amor en su mente avida de historias!


Sus amigos volvieron a oirlo...y por fin y sin diplomas,escuelas ni enciclopedias de palabras vacias... se sintio escritor.







2 comentarios:

Marilyn Recio dijo...

Wow! Que bello!! Me encanto! " Respiró profundo y salio a la calle. Nuevamente las palabras comenzaban a hacer el amor en su mente avida de historias! El Escritor es hijo de sus obras......" un abraXo

sildelsur dijo...

Gracias por tus palabras! besosss!!!!