Compartimos la mirada...

martes, 21 de junio de 2011

ALFREDO



Cuando ella le dijo :_te amo,el entrecerro los ojos porque creia que estaba soñando.

Esas cosas pasaban en las peliculas que veia a medianoche,jamas le sucedian a el!

Ella insistio con paciencia:_ te amo Alfredo!

El, que odiaba su nombre, lo escucho atento, tal vez por vez primera.

El era "Fredy","Alfred","el tio","el lungo"...cualquier cosa menos "A L F R E DO"...con musica de violines y campanas de fondo.

Creia que los hombres jamas oian esas campanas, pero las oyo!

Las trajo de su mano "ella",pronunciando SU nombre con esa boca tan tentadora,mirandolo con esos ojos que parecian gemas oscuras,profundas...con ese cuello tan, pero tan blanco...

Ella... que era como un angel en medio de la voragine diaria,ella...que parecia fuera del tiempo.

Y en "ese otro tiempo" se reencontro con el mismo, con A L F R E DO y comenzo a preguntarle que era lo que habia soñado para su vida,ya que lo habia olvidado.
Comenzo a recordar junto a su verdadero nombre, sus platos favoritos, su musica preferida,su color predilecto.

Es que de tanto gastar su nombre, se le habian gastado los sueños y tantas otras cosas!

"Ella" le recupero el nombre y con el, ese millon de cosas olvidadas pero tan,tan añoradas!

Sintio finalmente que era bueno dejarse amar.

Parecia que eso tan poco habitual en su vida, le traeria cosas insospechadas,como
su version mas parecida de si mismo,la mas cercana a su esencia.

Eso lo rejuvenecia mucho.

Comenzo a sentirse liviano, agil, alegre y vital.

Sentia una especie de cosquillas permanentes en su estomago...esas que alguna vez habia sentido hacia años...
Una especie de magia invocada por unos leves labios de mujer enamorada...

La magia de oir su nombre en esa boca.

En esa...


9 comentarios:

Atenea dijo...

Precioso texto, me ha encantado, "ella recuperó su nombre" que dulce y tierno, un saludo.

sildelsur dijo...

a veces esas cosas suceden...
gracias por tus palabras,besos!!!!

escuchando palabras dijo...

Me apasionan tus textos, en muchos me identifico o sea me movilizan eso esta re bueno, besitos

ANTONIO MARSET dijo...

Ya ves, la importancia de llamarse Alfredo. Bonito

Gala(tea) dijo...

Que bonito relato...
A veces, nos ponemos una coraza tan gorda y pesada que nos cuesta reconocernos a nosotros mismos...

Afortunadamente no hay nada que el amor no pueda vencer...
Reconocernos a nosotros mismos en la voz o imagen de la persona amada es casi tan bonito como ser uno mismo..
Solo cuando se es uno mismo podemos amar de verdad.

Fantástica entrada.

Un besazo desde el este...

sildelsur dijo...

Escuchando palabras: que alegria me da lo que me decis!
Esa es la idea...que alguien pueda verse reflejado,conmovido!
besos!!!!

sildelsur dijo...

Antonio Marset:
Eso era la importancia de llamarse Ernesto!
huy, lo lei hace tanto pero recuerdo que era un buen relato...era una obra de teatro, verdad?
besos!!!

sildelsur dijo...

Galatea:
gracias por tus palabras tan hermosas!!!
Y me encanta como escribis...de verdad te admiro!
besos!!!!!

Julio Díaz-Escamilla dijo...

Suerte ha tenido el protagonista (Alfredo) de encontrarse con esa boca y su sonido, con esos ojos y su luz, con ese nombre tintineando en esos labios que arrastraron desde el pasado sus cosas favoritas.
Un abrazo.