Compartimos la mirada...

viernes, 27 de junio de 2014

CHOCOLATE O chocolatito


En la tele están mostrando como "templar" chocolate.
Son las tres de la madrugada,tengo el sueño cambiado porque me dormí de siete a diez y no se cómo "templar" mis ideas para poder dormir al fin.
Qué delicadeza el cocinero con el chocolate,lo trata como a un bebe!
Quisiera meterme en el televisor y nadar en ese chocolate suave y blanco, tibio y dulce.
Tengo hambre,no cené.
Me llegará algo de ese chocolate si hago fuerza con mi mente?
Dicen que la mente lo puede todo,que tiene poderes,que si uno se propone lo logra.
Abro la boca esperando que llegue a mis papilas algo de ese cacao delicioso,porque mi mente hace fuerza y estoy decidida a lograrlo.
Pero solo siento un sabor amargo y no es el chocolate negro.
Es que cuanto más me empeño en que algo bueno suceda y pongo mi energia en ello,sucede lo contrario.
Y cuando nada espero aparece lo que deseo.
Nunca jamás, coincide mi deseo con el tiempo que se toma el cumplimiento del deseo en aparecer.
Y cuando llega, ya el deseo es otro,o simplemente murió una muerte agónica o súbita,según el caso.
Esto es fácil, lo soluciono mañana comprando un chocolatito cualquiera,que me brinda un placer cualquiera y chiquito.
(El manjar de la tele queda en la tele).
"Así responde la vida",como dijo una persona muy sabia,(cuando tenía cuatro años y es una de mis hijas).
Así respondo yo cuando son las tres de la mañana y no tengo ni un poco de ganas de dormir y si de meter el dedo en esa fuente de chocolate derretido de la tele y se que me tengo que conformar con uno chiquito de kiosco.




1 comentario:

LAO Paunero dijo...

sabiendo esperar seguramente llegará el chocolate a tus labios ....