Compartimos la mirada...

domingo, 19 de agosto de 2012

El diario a diario



EL DIARIO A DIARIO
Un señor toma el tranvía después de comprar el diario y ponérselo bajo el brazo. Media hora más tarde desciende con el mismo diario bajo el mismo brazo.

Pero ya no es el mismo diario, ahora es un montón de hojas impresas que el señor abandona en un banco de plaza.

Apenas queda solo en el banco, el montón de hojas impresas se convierte otra vez en un diario, hasta que un muchacho lo ve, lo lee y lo deja convertido en un montón de hojas impresas.

Apenas queda solo en el banco, el montón de hojas impresas se convierte otra vez en un diario, hasta que una anciana lo encuentra, lo lee y lo deja convertido en un montón de hojas impresas. Luego se lo lleva a su casa y en el camino lo usa para empaquetar medio kilo de acelgas, que es para lo que sirven los diarios después de estas excitantes metamorfosis.
Julio Cortázar

8 comentarios:

Arturo dijo...

SILDELSUR:
Las genialidades de Cortázar, quien veía cosas maravillosas en aquello más simple de la vida.
Por eso gusta tanto y es inmortal.
Besos.

Juan Andres Gianfelici dijo...

Cortazar... sin comentarios por ser siempre escasos...
Gracias

Monje Negro dijo...

Genial, el poder de abstracción de Don Julio es genial. Podríamos decir que todas las cosas, incluyéndonos, pasan por esas metamorfosis hasta su verdadero fin.

besos y es bueno leer un nuevo post.

Darío dijo...

Para eso sirven los diarios. Cortázar hizo un cuento, siempre hermoso. Un abrazo.

Alfiler de Perlas dijo...

Si todo se transforma!!

Vagamundo dijo...

La maravilla de las cosas pequeñas. Envolver acelgas o pescado es el mejor uso que se le puede dar a ciertos supuestos" periódicos.
O prender el fuego en una chimenea.

KONCHA MORALES dijo...

Una pequeña, y gran, obra maestra. Un beso.

Eva Letzy dijo...

Excelente! Como todo lo suyo, es un autor que me acompaña siempre...